DOCUMENTOS PDF

domingo, 7 de agosto de 2011

MEDITAR, CALCULAR Y CALLAR: LAS PREMISAS DEL CENTRISMO


ESTE ARTÍCULO DEBÍA PUBLICARSE POR NUESTRO ÓRGANO DE DIFUSIÓN: “PUKA INTI” PRECISAMENTE UN DIA ANTES DE QUE NOS ENTEREMOS DE LA CAPTURA DE LOS CUATRO MIEMBROS DEL CEP DE BOLIVIA Y DADAS LAS CIRCUNSTANCIAS NOS VIMOS OBLIGADOS A POSTERGARLO HASTA LA FECHA. CONSIDERAMOS OPORTUNO HACERLO HOY Y ASUMIMOS ANTE EL PROLETARIADO INTERNACIONAL LA TOTAL RESPONSABILIDAD DE NUESTROS PRONUNCIAMIENTOS. TENEMOS LA CERTEZA DE QUE EL PC MLM DE BOLIVIA ADEMÁS DE CUMPLIR TAREAS CONTRARREVOLUCIONARIAS CONTRA EL PROLETARIADO, CAMPESINADO Y DEMÁS MASAS EXPLOTADAS DE BOLIVIA, PARAPETADOS EN EL REGIMEN FACISTA, BUROCRÁTICO Y REPRESIVO DEL MAS NO SOLO ENFILÓ SUS ATAQUES EN CONTRA EL FRENTE REVOLUCIONARIO DEL PUEBLO SINO TAMBIÉN SE DIÓ MODOS DE ATACAR A UN GRUPO DE ACTIVISTAS ORGANIZADOS EN EL CENTRO DE ESTUDIOS POPULARES DE EL ALTO. LA PAZ, BOLIVIA. EL ARTICULO NO HACE ALUSIÓN EN ABSOLUTO A ESTE ULTIMO HECHO QUE HA INDIGNADO AL PROLETARIADO Y PUEBLOS DEL MUNDO.

MEDITAR, CALCULAR Y CALLAR:

LAS PREMISAS DEL CENTRISMO

Meditar, Calcular y Callar parecería ser la consigna del centrismo que trata de esparcirse en el MCI en torno a lo que se viene presentando en el Nepal y otras corrientes del revisionismo en el seno del Movimiento Comunista Internacional.

Y no es que asumamos una posición derrotista y digamos: todo está perdido en el Nepal. No, de ninguna manera. Pero si podemos sostener que en la actualidad el proletariado y los campesinos y demás masas oprimidas han sido golpeadas en el Nepal duramente por el revisionismo que hasta hoy se mantiene como tendencia en la correlación de fuerzas cuyo camino es el camino burocrático, el del reformismo y conciliación de clases y su corolario o expresión objetiva es la claudicación.

Desde luego, al igual que cualquier organización o partido comunista digno de sus principios aspiramos que con lucha ideológica esta correlación se invierta y sea el camino democrático el que transite nuevamente el Proletariado y pueblo del Nepal. De igual manera hubiésemos pretendido, como aparentemente se mostraba en sus inicios, la tendencia de Kiran como una fuerza que tenga la capacidad de volver el torrente a su cauce y se reestructure la Guerra Popular sobre la base de sus objetivos primarios: Destrucción del viejo estado, construcción del Nuevo Poder y del Nuevo Estado de dictadura conjunta obrero-campesina. Sin embargo, como lo citaba el P. Gonzalo, las acciones hablan por sí mismas, y la realidad objetiva nos pone de frente contra un hecho consumado: Prachanda, Battarai y Kiran son ese gran dique que ha levantado el imperialismo y la reacción contra las pretensiones del proletariado, campesinos y masas explotadas de construir la Nueva Democracia en el Nepal.

Pero ese es un aspecto de este proceso de asalto del revisionismo a la Guerra Popular y sus objetivos. No dudamos que en las entrañas del Partido Comunista del Nepal, del EPL vaya gestándose una verdadera línea roja que retome los esfuerzos emprendidos desde 1996 donde el proletariado y las masas campesinas pusieron dignamente su cuota de sangre por desmontar al monarca y su viejo estado, y en la medida de que esto se presente y desarrolle no dude el proletariado y pueblo del Nepal que el proletariado y pueblos del mundo estaremos firmes a apoyarlos, a fortalecerlos en sus correctas decisiones.

Mientras la Guerra Popular se desarrollaba en el Nepal en condiciones objetivas los alcances que tuvo la organización del Nuevo Poder en Rolpa. Los contundentes ataques a Ghorka, las importantes ofensivas a Surkhet y Syangia que son parte del muestrario combativo del EPL resultaron ser mucho esfuerzo, mucha entrega para que termine años más tarde siendo arrastrados a la proterva “alianza de los 7 partidos” y desencadenar la Guerra Popular en noviembre del 2006 en un objetivo que solo abordó la destrucción del sistema de gobierno (la monarquía) y sin embargo dejar intacto el sistema de estado, al cual Prachanda, “el feroz” aportó con la sangre de los combatientes del EPL, la histórica y brillante lucha de los comunista del Nepal y sus aliados a cambio de imprimir reformas que han terminado ahogando a la revolución.

¿Cuánta traición más al proletariado y pueblo del Nepal debe ejercitarse para que el proletariado internacional sostenga al unísono y a viva voz que las contradicciones que ha generado Prachanda y el PCUN(M) ya están fuera del contexto de aquellas que deben ser tratadas en el seno del pueblo y que pasaron a ser antagónicas e irreconciliables?

El MCI vive aciertos y desaciertos. Entre otros: aciertos porque en la India, Filipinas, Turquía y el Perú se refrenda la revolución en cada batalla por destruir al enemigo. Porque en varios países se construyen Partidos Comunistas que bregan por desatar la Guerra Popular. Aciertos porque la lucha contra el revisionismo en el Nepal se sostiene por parte de aquellos Partidos definidos, no centristas, no ambiguos que muestran coherencia ideológica y política. Sin embargo los desaciertos los ponen aquellos partidos que de manera oportunista meditan, calculan y callan volviéndose apologistas del centrismo que observando al margen de la lucha ideológica se vuelcan en un obstáculo por sentenciar los hechos y tesis de Prachanda y sus cómplices que desamarran la lujuria ideológica burguesa en filas del proletariado.

Pero este centrismo va generando nuevos frentes expeditos al revisionismo en el mundo. El peligro del revisionismo en el Nepal es que tiene la capacidad de contaminar y perturbar los planes estratégicos del proletariado internacional. Ya pasó con Jrushov y su camarilla que arrastró a los partidos comunistas que fueron cobijados por sus tesis a transitar el camino del reformismo y del revisionismo sin que hasta ahora se haya podido infringir derrota total a esa corriente más allá de los brillantes alcances que se vienen generando los Partidos Comunistas que desarrollan Guerra Popular.

En un reciente comunicado que emitimos a propósito de un pronunciamiento del PC MLM de Bolivia en contra de los camaradas del Frente Revolucionario del Pueblo, sosteníamos nuestra preocupación por el escenario y los espacios que le estamos “regalando” al revisionismo en los distintos portales de internet sin que tengan oposición alguna. Y asumir al respecto no pasa porque nos arroguemos el papel de “calificadores” de los Partidos comunistas, de ninguna manera, pero si un rol crítico que se ajusta a combatir las desviaciones revisionistas y más aún cuando éstas se muestran totalmente hostiles a la línea correcta. Y desde luego que asumir esta posición también nos ponen en condiciones de ser criticados tantas y cuantas veces sea necesario hasta corregir los errores. Y tengan la absoluta certeza de que recibiremos la crítica de manera fraterna y comunista. Y si nuestras desviaciones se vuelcan además de revisionistas a protervamente contrarrevolucionarias sin ambages decimos: si camaradas, es responsabilidad de quienes tienen y esgrimen la línea correcta nos combatan, de la misma manera y con el mismo ímpetu como se combate a cualquier enemigo de la clase: de manera contundente, ¡cruenta si es necesario!

Desde luego que los niveles de construcción, desarrollo y lucha de los Partidos van determinando también los niveles de lucha que debemos tener contra el revisionismo y el viejo estado. Aunque deberíamos preguntarnos si engendros del revisionismo como Echazú y su Partido en Bolivia que incurren en la delación de maoístas para que la represión se “encargue” de eliminarlos no se marcen ser objetivo militar del proletariado (?). No obstante y para no olvidarlo nunca, hace años el PCP nos dio una lección de cómo debemos tratar las contradicciones antagónicas con el revisionismo con el tema de Elena Moyano o los camaradas comunistas en la India a inicios de diciembre del 2010 cuando ejecutaron a Dilip Mahato secretario del comité del PCI (Marxista) en Bengala y a finales del mismo año sellaron golpeando cruentamente a siete revisionistas del Forward Block y cinco miembros del Partido Socialista (revisionistas contrarrevolucionarios) entre muchísimos ejemplos más. Desde nuestro punto de vista esa es la posición que debemos asumir como comunistas contra los contrarrevolucionarios de Echazú y su horda de delatores autodenominados maoístas.

Unidad, crítica, unidad, cuando las contradicciones pueden ser tratadas en el seno de pueblo. Combate implacable cuando los antagonismos son irreconciliables.

En esa medida sostenemos la necesidad de no ser permeables al revisionismo bajo ningún amparo. Entendemos y de manera fraterna que el esfuerzo de los camaradas de Futuro Luminoso está inscrito en abrir las diferentes corrientes del pensamiento en aras a la discusión ideológica y el justo debate, pero preguntamos, ¿acaso los camaradas de Panamá están al filo del centrismo sin asumir posición de clase ante los comunicados que reproducen en su blog? Y no solo los camaradas, sino también quienes accedemos a esos espacios y tenemos una posición pusilánime, sin crítica, sin preocupación alguna en confrontar la ofensiva revisionista que se nos está volcando encima.

Con algunas importantes excepciones que de manera preponderante convergen en el blog de Odio de Clase y en otros medios, resulta poco menos que execrable y preocupante observar como en el MCI nos volvemos permeables no solo al revisionismo de Prachanda sino a la fatuidad que se muestra en afrentas al proletariado internacional con pronunciamientos de individuos que con seudo discursos maoístas pretenden atropellar a los comunistas de manera descarada. Y más allá de que nuestro Partido reconoce al Frente Revolucionario del Pueblo como una fuerza maoísta coherente con sus postulados, nos afecta cuando leemos y observamos el descaro que con falsas prerrogativas tiene el PC MLM de Bolivia para lanzar sus diatribas contra la ideología y difundir tesis anti marxistas que tan solo son la simplificación “teórica” del enemigo de la clase por cambiar o tergiversar el materialismo, la dialéctica por el idealismo burgués y el reformismo.

¿Es que acaso estas expresiones revisionistas no deben ser combatidas porque provienen de una organización pequeña contra otra también pequeña que lucha incansablemente por convertirse en partido fundamentado en la ideología correcta?

¿Debemos seguir caminando adosados a la idea del “partido padre”, o del proceso más avanzado sin considerar que el verdadero ritmo del MCI está estipulado por los niveles de lucha de líneas en su seno y cómo a la zaga venimos las partidos comunistas en construcción?

¿Debemos esperar a que ese monstruo del reformismo, del revisionismo crezca y empiece a engullirnos para recién preocuparnos de él y darle correcto tratamiento?

No debemos subestimar al enemigo, no debemos permitir que fortalezcan sus campos de acción y de contaminación ideológica. Si bien es cierto la tendencia mundial de la revolución obra bajo la luz del marxismo-leninismo-maoísmo, los escenarios de lucha contra el revisionismo también tienen otros teatros operativos distantes a Nepal, los tenemos en todos lados, proliferan, unos se muestran más fuertes que otros, Prachanda trata de fortalecer sus líneas, le apoyan algunos “partidos comunistas”, le apoya la reacción. La Guerra Popular en el Perú también deviene en lucha de líneas, ahí existen problemas serios, lucha ideológica aguda, decisiva, si bien es cierto sostenemos ¡Viva la Guerra Popular en el Perú!, pero ahí la Guerra Popular está en peligro constante porque la línea capituladora está todavía activa. En Colombia hay lucha de líneas. En EEUU el revisionismo evoluciona a nuevas formas. España, Italia. En el Ecuador de igual manera, en todos los lugares donde hay o se construyen Partidos Comunistas de Nuevo Tipo hay lucha ideológica. En Bolivia se desbocan, ¿debemos acaso subestimarlos porque son pequeños gritos sin considerar que puedan convertirse en armas contundentes contra la clase y la revolución?

Hay que propender la unidad de los comunistas, como sostenía Lenin: “la unidad de los marxistas, y no la unidad de los marxistas con los enemigos y falseadores del marxismo” Esto hay que tenerlo claro y no soslayarlo de la teoría y menos de la práctica. La unidad se la construye en la justa lucha política, de líneas y con objetivos claros como la creación de una Nueva Internacional de Nuevo Tipo, MLM, la destrucción del capitalismo en el mundo y la concreción de la Gran Revolución Proletaria Mundial. Por fuera de esos objetivos los comunistas nada hemos hecho sin combatir al revisionismo e infringirles determinante derrota ideológica. “Los hombres que representan una fuerza de renovación no pueden concertarse ni confundirse, ni aún eventualmente o fortuitamente, con los que representan una fuerza de conservación o de regresión”. Sostenía Mariátegui. Cuanta ciencia en sus expresiones. Las ambigüedades no tiene espacio en la lucha ideológica porque cuando estas se generan, se desarrollan y no son tratadas de manera correcta estamos desbrozando el camino para que la historia del PCUN (M) se repita en cualquier lugar del mundo con la anuencia de los centristas, o que posiciones como las que va generando en el camino Echazú se tornen en tendencias sólidas y consolidadas que entorpezcan la labor histórica del proletariado como precisamente sucede en Bolivia.

La unidad tiene movimiento, es dialéctica y se construye con lucha activa. El enemigo de la clase es uno y no importa cuán grande o pequeño sea, debe ser combatido con la misma responsabilidad de clase. Solo considerando esa necesaria condición de la lucha contra el revisionismo podremos fomentar la unidad de los marxistas, marxistas-leninistas-maoístas y sola en esas condiciones bregar por la Internacional de Nuevo Tipo.

Al enemigo revisionista inflexibilidad estratégica e inflexibilidad táctica, nada, absolutamente nada de lo que pueda nutrirse para fortalecerse, nada en que pueda apoyarse para propagarse, por el contrario, ser determinantes en su combate, ser aplastantes e implacables en la derrota y de una vez por todas remitirles un mensaje imperecedero

"Soy revolucionario. Pero creo que entre los hombres de pensamiento neto y posición definida es fácil entenderse y apreciarse, aun combatiéndose. Sobre todo combatiéndose. Con el sector político con el que no me entenderé nunca es el otro: el del reformismo mediocre, el del socialismo domesticado, el de la democracia farisea.” Mariátegui

¡VIVA EL MARXISMO-LENINISMO-MAOISMO!

¡EL CENTRISMO, ES EL UMBRAL DEL OPORTUNISMO! ¡COMBATIR EL CENTRISMO Y APLASTAR AL REVISIONISMO!

A CONQUISTAR EL SOL ROJO DE LA LIBERACIÓN: EL COMUNISMO





1 comentario:

  1. Nuestro total apoyo a este comunicado camaradas.
    Saludos rojos.

    ResponderEliminar