DOCUMENTOS PDF

sábado, 22 de febrero de 2014

LA LUCHA CONTRA EL REVISIONISMO: INDECLINABLE, NECESARIA, A MUERTE.

Si bien es cierto la lucha emprendida por los maoístas del Ecuador en contra del revisionismo hoxista representado en el país por el MPD (PCMLE) ha sido importante y contundente, mucho hay que hacer todavía para extirpar de la organización del proletariado y del pueblo este quiste que históricamente se ha constituido en uno de los principales impedimentos para que los explotados del Ecuador puedan direccionar sus mejores esfuerzos por arrancarle victorias al reformismo y adelantar esfuerzos por desplegar la Guerra Popular en aras de la Nueva Democracia y el socialismo.


Pero hay que estar atentos, hay otra expresión del revisionismo igual de danina que ahora opera desde las entrañas del proyecto reformista del Viejo Estado: el mal llamado Partido Comunista del Ecuador (revisionista) quienes además de compartir trinchera política, electoral, burocrática con Alianza País,  opera como punta de lanza del gobierno en filas del sindicalismo (especialmente del sector público), en el movimiento estudiantil y organizaciones del campesinado, colaborando en la estabulación del movimiento obrero dentro de los lineamientos del gobierno y el proyecto estratégico de la dictadura burgués-terrateniente, que bajo toda observancia también brega incansablemente por neutralizar al elemento consiente de la clase obrera y conjurar la revolución.

El PCE, dirigido por el más conspicuo fósil del revisionismo nacional, Gustavo Iturralde que ha transmutado de gobierno en gobierno, asesor de Lucio Gutiérrez, colaborador de este régimen fascista desde la Unidad de Análisis Financiero, organismo subordinado a los lineamientos del GAFI,  ha sido un importante soporte al gobierno y Viejo Estado en los procesos electorales.

Hoy no ha sido diferente. Como lo hemos venido sosteniendo en nuestras consignas, SI NO COMBATIMOS AL REVISIONISMO NADA HABREMOS HECHO, firmes en las tareas por consolidar la línea clasista al interior del movimiento sindical; por descarnar también la presencia de esta expresión del revisionismo en filas de la organización popular, porque el revisionismo es el principal peligro de la revolución conforme nos enseña el Presidente Mao, urge cualificar y cuantificar las formas y mecanismos de la lucha en contra del revisionismo.



Después de que un destacamento del PCE-SR incursionaría en la sede nacional del PCE en Quito, donde se desmontó y destruyó los símbolos del revisionismo PCE,  enarbolamos los símbolos del proletariado del Ecuador como un decidido mensaje de que los comunistas estamos dispuestos a confrontar al revisionismo en una lucha a muerte, indeclinable y necesaria.

Los comunistas, es decir, los maoístas del Ecuador y del mundo tenemos claro que si no le infringimos contundentes derrotas al revisionismo difícilmente el proletariado podrá conducir a las masas a transitar el camino de la revolución.

Hay que combatir al revisionismo en todos sus frentes. No hay que darle tregua, no hay que cederle espacio alguno. Han estado infiltrados en las filas de la clase y del pueblo desde 1926 hasta la fecha. No esperemos que sea su inconsistencia político-electoral (derrota electoral) la que los haga desaparecer como instrumentos políticos de la burguesía, pues una vez más mutarán en nuevas formas, en nuevas organizaciones para contrarrestar el objetivo esfuerzo del pueblo por avanzar en las tareas de la revolución. Al igual que al imperialismo, a la gran burguesía y a los grandes terratenientes, hay que combatirlos con decisión, con la misma vehemencia que se combate a cualquier enemigo de la clase y del pueblo.


“Así, para nosotros, el problema es combatir al revisionismo y combatirlo implacablemente. Hay que recordar, se nos ha enseñado que no se puede combatir al imperialismo sin combatir al revisionismo, y nuestro Congreso dice hay que combatir al imperialismo, al revisionismo y a la reacción mundial indesligable e implacablemente. ¿Cómo combatirlo? En todos los planos, partiendo de los tres planos clásicos: en lo ideológico, en lo económico y en lo político; en los tres planos tenemos que combatirlos. Si nosotros no cumpliéramos con combatir al revisionismo no seríamos comunistas. Un comunista tiene la obligación de combatir al revisionismo, incansable e implacablemente”. PRESIDENTE GONZALO

SI NO COMBATIMOS AL REVISIONISMO, NADA HABREMOS HECHO

¡VIVA EL MARXISMO-LENINISMO MAOÍSMO!
¡A DERROTAR AL IMPERIALISMO!
¡APLASTAR AL REVISIONISMO!
PUEBLO DEL ECUADOR: NO VOTAR

A CONQUISTAR EL SOL ROJO DE LA LIBERACIÓN: EL COMUNISMO

domingo, 26 de enero de 2014

¡ELECCIONES NO! ¡A PREPARAR Y DESARROLLAR LA GUERRA POPULAR!

Sólo los bribones o los tontos pueden creer que el proletariado debe primero conquistar la mayoría en las votaciones realizadas bajo el yugo de la burguesía, bajo el yugo de la esclavitud asalariada, y que sólo después debe conquistar el Poder. Esto es el colmo de la estulticia o de la hipocresía, esto es sustituir la lucha de clases y la revolución por votaciones bajo el viejo régimen, bajo el viejo Poder.” Lenin



El imperialismo atraviesa una crisis cada vez más aguda y con él los países a los que somete. No es diferente la situación del Ecuador que deviene de tumbo en tumbo. La gran burguesía y los grandes terratenientes lo saben y es en esa medida que han emprendido con un proceso restaurador que busca la manera de palearla y con ella neutralizar el creciente descontento popular que con correcta línea dará saltos históricos en la conquista del Poder.

Es dentro de este contexto de crisis del viejo estado y la reforma del mismo en el que se desenvuelven las elecciones para elegir gobiernos seccionales.

Este nuevo proceso electivo cobra particular importancia para la burguesía burocrática porque le permitiría prolongar  condiciones afables para profundizar la reestructuración del estado, establecer ciertos cambios en la “matriz productiva” que a decir del régimen “propicia la industrialización del país”, proceso que definitivamente no  irá más allá de desarrollar cierta industria complementaria a la producción transnacional (imperialista) que es la que verdaderamente mueve el escuálido sistema productivo nacional. Bien lo decía Mariátegui, el imperialismo no permite el desarrollo de la industria nacional.

La posibilidad de que se desarrolle la industria nacional es improbable bajo la figura de un país como el nuestro que sigue siendo semifeudal (subsistencia de relaciones de producción semifeudales, precario desarrollo de las fuerzas productivas, latifundio, gamonalismo, servidumbre, semi servidumbre) y semi colonial en el que se desarrolla un capitalismo burocrático sometido principalmente al imperialismo yanqui, hoy en pugna con otras potencias imperialistas, particularmente con China.

Está escrito y demostrado el carácter de clase que tienen las elecciones en cualquiera de sus exposiciones dentro de la democracia burguesa-terrateniente.  Pensar en la posibilidad de participar en ellas, apoyarlas o avalarlas no pasa de ser sino un acto de traición a la clase, al pueblo y de claudicación ideológica ante el viejo Estado y la ideología burguesa que encuentra en estos espacios la posibilidad de revalidar su instrumentación política y con ella todo el sistema de opresión al proletariado, campesinado pobre, y demás masas explotadas y oprimidas del país.


Pero ¿qué hacer?: ¡BOICOTEARLAS! Buscar todos los mecanismos que se ajusten a los niveles de organización e incidencia en las masas parta demostrar la incompatibilidad existente entre las elecciones y la decisión popular, entre votar y ejercer Poder. Convocar al ¡NO VOTAR! Ya lo hemos sostenido en otras ocasiones, miles de jóvenes y otros hijos del pueblo no están obligados a participar en el proceso electoral, pues trabajemos con ellos, difundamos en el seno de los jóvenes corazones rebeldes la necesidad de no fortalecer o perfeccionar la democracia burguesa y sí argumentar en la teoría y en la práctica la imperiosa e ineludible necesidad de transitar el camino del pueblo, el camino democrático que es el de la Nueva Democracia con Guerra Popular.

“… lo principal de las elecciones es boicotearlas y si es posible impedirlas. ¿Por qué planteamos esto? ¿Qué va a ganar el pueblo? […] Nada va a ganar con la renovación electoral, eso creo que es una cosa muy clara en la historia del país. P. Gonzalo

El circo electoral se ha desatado y con él la intención del revisionismo de utilizar la “trinchera electoral” para engañar a las masas, estabularlas dentro de la democracia farisea, burda, de clase (burguesa). Bien lo dice el Presidente Gonzalo, nada puede esperar el pueblo de las elecciones o de un nuevo gobierno, “la tendencia es rechazarlas” y hay que trabajar en eso, bregar porque el pueblo reconozca en ellas a un sistema de ordenamiento burgués-terrateniente que no coincide con el programa y las tareas del proletariado y el  pueblo.

Hay que desenmascarar al revisionismo y al oportunismo de viejo y nuevo cuño que convergen en el constitucionalismo y elecciones burguesas para distraer a las masas y propender en ellas la renuncia a la lucha por el Poder, de la lucha violenta por conquistarlo y sobe todo extraviarlo de las tareas inmediatas como la revolución de  Nueva Democracia cuyo fundamento se manifiesta como una de las formas de la dictadura del proletariado en construcción.

Recordar siempre que las elecciones viabilizan el camino burocrático que es la vía burgués-terrateniente. Que combatirlas allana el camino democrático, que es el camino del  pueblo bajo dirección proletaria en la Nueva Democracia.


PUEBLO DEL ECUADOR: ¡NO VOTAR!
¡A PREPARAR Y DESARROLLAR GUERRA POPULAR HASTA EL COMUNISMO!
¡A BOICOTEAR EL SISTEMA ELECTORAL BURGUES-TERRATENIENTE!

¡DERROTAR AL IMPERIALISMO!
¡APLASTAR  AL REVISIONISMO!

  


A CONQUISTAR EL SOL ROJO DE LA LIBERACIÓN: ¡EL COMUNISMO!

miércoles, 25 de diciembre de 2013

VIVA 120 ANIVERSARIO NATALICIO PRESIDENTE MAO TSE-TUNG


Hoy los comunistas y los pueblos oprimidos del mundo conmemoramos el 120 aniversario del natalicio del Presidente Mao Tse-tung.

El mejor homenaje en su honor: el total reconocimiento a su aporte al marxismo-leninismo que devino en marxismo-leninismo-maoísmo. La férrea decisión de bregar por derrotar al imperialismo, a la gran burguesía, grandes terratenientes y al revisionismo.

El incondicional compromiso con la clase y el pueblo por realizar el esfuerzo vital  por el partido, el pueblo y la revolución, materializando la construcción del Nuevo Poder como un componente más de la Revolución Proletaria Mundial.

Que conmemorar el 120 aniversario del natalicio del Presidente Mao Tse-tung se convierta en una gran convocatoria al proletariado y pueblos oprimidos del mundo para desatar la gran tormenta de la Guerra Popular por conquistar la Nueva Democracia, el Socialismo y el dorado Comunismo.

HONOR Y GLORIA PARA EL PRESIDENTE MAO TSE-TUNG
VIVA 120 ANIVERSARIO NATALICIO DEL PRESIDENTE MAO
VIVA EL MARXISMO-LENINISMO-MAOÍSMO
VIVA LA GUERRA POPULAR EN LA INDIA, TURQUÍA, FILIPINAS Y PERÚ


A CONQUISTAR EL SOL ROJO DE LA LIBERACIÓN: EL COMUNISMO

Declaración Conjunta

¡LA UNIDAD INTERNACIONAL
DE LOS COMUNISTAS EXIGE FIRMEZA
EN LA DEFENSA DEL MARXISMO LENINISMO MAOÍSMO!

La persistente crisis económica mundial muestra la caducidad del sistema capitalista, cuya fase actual imperialista es de agonía y descomposición, es la fase superior y última en la existencia histórica del capitalismo, más allá de la cual solo sigue la Revolución Proletaria Mundial y el Socialismo — primera fase de la Sociedad Comunista.
La crisis económica no solo ha exacerbado todas las contradicciones mundiales del imperialismo, sino que ella misma, expresa el extremo antagonismo de la contradicción fundamental del sistema, entre una producción cada vez más social y una apropiación cada vez más privada.
Tal antagonismo es la causa profunda de la lucha de las naciones, países y pueblos oprimidos contra sus opresores, donde hoy en las filas de vanguardia marcha la heroica guerra popular en la India, Turquía, Filipinas, y son ingentes los esfuerzos por reorganizarla en el Perú. Es la causa profunda de incesantes movimientos de los esclavos asalariados y las amplias masas trabajadoras, en todos los países. He ahí la razón del temor de la burguesía de los países imperialistas, rasgando sus vestiduras ante el peligro de las armas de destrucción masiva, mientras las fabrican en cantidades colosales, promueven y apoyan guerras reaccionarias, se arman y rearman para una nueva guerra mundial. He ahí el pánico de todos los reaccionarios ante la revolución, condenando las guerras justas de los oprimidos, alabando a pacifistas sumisos como Mandela, clamando por la paz entre explotados y explotadores y la armonía entre oprimidos y opresores, propaganda hipócrita secundada por el socialismo burgués del Siglo XXI, y también por falsos comunistas, que arrepentidos de haberse levantado en armas contra los opresores, corren en auxilio de la burguesía, los terratenientes y los imperialistas, a canjear la revolución por serviles “acuerdos de paz”.
La situación objetiva es excelente para la revolución mundial, pero sigue pendiente resolver su mayor atranque: la unidad internacional de los comunistas. Contra ella conspira el peligro principal revisionista agitando banderas rojas contra el Marxismo Leninismo Maoísmo.
En los 120 años del natalicio del Presidente Mao, es ocasión para refrendar la correcta Declaración ¡VIVA EL MARXISMO LENINISMO MAOÍSMO! del extinto Movimiento Revolucionario Internacionalista – MRI, proclamada justo hace 20 años, el 26 de diciembre de 1993, y para manifestar públicamente nuestra firmeza en su defensa. El MRI fue destruido por el revisionismo, pero no la línea de esa Declaración, en defensa del Maoísmo como desarrollo íntegro del Marxismo-Leninismo a una nueva, tercera y superior etapa: el Marxismo Leninismo Maoísmo.
Hoy, subrayamos la cuestión del poder, hilo político conductor de las tres etapas del desarrollo del marxismo, y que el Presidente Mao resumiera en las palabras magistrales El Poder Nace del Fusil. Es esta la línea de deslinde y distinción con toda otra forma adocenada de marxismo. Es esta la verdadera y consecuente línea de defensa del Marxismo Leninismo Maoísmo, basada en reconocer en la violencia, la partera de la historia y en la lucha armada de las masas, la vía inevitable de la Revolución Proletaria Mundial, desarrollada e integrada por el Maoísmo a la línea militar del proletariado internacional, en la poderosa teoría y práctica de la Guerra Popular, forma superior y continuación de la lucha política por otros medios, que sí sirve a las masas para conquistar el poder, tanto en los países imperialistas como en los países oprimidos, donde fue también el maoísmo quien desarrolló en la teoría y en la práctica, la Revolución de Nueva Democracia para los países semicoloniales y semifeudales como parte de la Revolución Proletaria Mundial, esto es, como una revolución democrática de nuevo tipo dirigida por el proletariado, cuyo nuevo Estado democrático popular, es ya una forma de la Dictadura del Proletariado. Una línea de deslinde, definida, clara y opuesta diametralmente a la “transición pacífica”, podrida teoría revisionista reeditada en este siglo a nombre el Marxismo Leninismo Maoísmo para justificar los “Acuerdos de Paz” que exigen y necesitan el imperialismo, la burguesía y los terratenientes. Oportunismo genuino que mella el filo revolucionario del marxismo para hacerlo aceptable a los enemigos de clase. Su derrota, es imprescindible para la unidad internacional de los comunistas.
La defensa consecuente del Marxismo Leninismo Maoísmo, exige ir más allá de reconocer la lucha de clases y la vía de la Guerra Popular para conquistar el poder. Exige aceptar y defender sin titubeos, que la lucha de clases conduce, necesariamente, a la dictadura del proletariado, tránsito hacia la abolición de todas las clases y hacia una sociedad sin clases, siendo precisamente el desarrollo maoísta del Marxismo Leninismo, el que elevó la teoría y la práctica de la Dictadura del Proletariado, a la cumbre de la Gran Revolución Cultural Proletaria: Continuar la Revolución bajo la Dictadura del Proletariado.
Fue el desarrollo maoísta del Marxismo Leninismo, el que en la teoría y en la práctica, elevó la comprensión del proletariado mundial sobre las leyes de la lucha de clases en la sociedad socialista, contra la concepción mecanicista del papel de las fuerzas productivas y contra las tendencias militaristas, visualizó la contradicción principal entre el proletariado y la burguesía, el papel dirigente de la Revolución sobre la producción, y ratificó el mando del Partido sobre el fusil.
Pero hoy, los revisionistas Avakian y Prachanda consideran un error histórico la Dictadura del Proletariado, reniegan de ésta, la piedra angular del Marxismo Leninismo Maoísmo, y llaman a enmendarlo con las pestilentes teorías burguesas sobre el “derecho a disentir” y la “democracia multi o pluripartidista”, consistentes en darles a las clases explotadoras derrocadas el derecho a organizarse y a participar en los asuntos del Estado bajo el socialismo, llaman a deponer la fuerza — léase deponer la Dictadura del Proletariado — en el socialismo, borrando con ello, la existencia de las clases y su lucha irreconciliable en el período de transición al comunismo. Tales teorías, presentadas como supuestos desarrollos del Marxismo Leninismo Maoísmo, son típico “olvido” oportunista y tergiversación revisionista del marxismo revolucionario, que plantea todo lo contrario:
“Si se deja que la ideología burguesa se despliegue libremente, la dictadura del proletariado se convertirá en la de la burguesía y el sistema socialista se transformará en capitalista, o en semicolonial y semifeudal. Tenemos que darles un grito de alerta: ¡Camaradas! ¡El enemigo está afilando el cuchillo para decapitarnos y derrocar nuestro poder! ¿Cómo es posible que no lo vean, ni lo oigan, ni lo tomen en cuenta? El poder se toma y se consolida apoyándose en el fusil y la pluma.”[1]
“Por supuesto, distinguir entre nosotros y el enemigo también implica distinguir entre lo correcto y lo erróneo. Por ejemplo, la cuestión de si la razón nos asiste a nosotros o a los reaccionarios internos y externos – el imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático –, supone asimismo distinguir entre lo correcto y lo erróneo, pero se diferencia, por su naturaleza, de las cuestiones relativas a lo correcto y lo erróneo en el seno del pueblo. El nuestro es un Estado de dictadura democrática popular, dirigido por la clase obrera y basado en la alianza obrero-campesina. ¿Cuáles son las funciones de esta dictadura? Su primera función es reprimir, dentro del país, a las clases y elementos reaccionarios, a los explotadores que oponen resistencia a la revolución socialista y a los que sabotean nuestra construcción socialista, es decir, resolver las contradicciones entre nosotros y el enemigo interno.”[2]
“…la dictadura del proletariado es necesaria, y la victoria sobre la burguesía es imposible sin una guerra prolongada, tenaz, encarnizada, a muerte, una guerra que exige serenidad, disciplina, firmeza, inflexibilidad y una voluntad única.”[3]
“…es imposible vencer y desarraigar el capitalismo sin aplastar implacablemente la resistencia de los explotadores que no pueden ser privados de una vez de sus riquezas, de sus ventajas en cuanto a organización y conocimientos, y en consecuencia tratarán inevitablemente, durante un periodo bastante largo, de derrocar el odiado Poder de los pobres.”[4]
En honor y recuerdo al Presidente Mao Tse-tung quien elevó la ideología del proletariado a la cumbre del Marxismo Leninismo Maoísmo, nos manifestamos:
Contra la traición revisionista al Marxismo Leninismo Maoísmo, urdida tanto por Avakian y su “Partido Comunista Revolucionario” bajo el rótulo de un desarrollo postmodernista del marxismo, como por las camarillas de Prachanda, Kiran y Cía., y sus partidos en Nepal, nuevos seguidores de la “transición pacífica”.
Contra el centrismo tolerante y conciliador con el Acuerdo traidor en Nepal y su heredero, el nuevo “Partido Comunista” de Nepal (“Maoísta”) cuya línea y programa proclaman fidelidad a los compromisos acordados con las clases reaccionarias de ese país.
Contra la renuncia al Marxismo Leninismo Maoísmo, desde posiciones de “izquierda”, ya sea por  la vacilación y el eclecticismo que llevan a retroceder a un “Marxismo Leninismo sin Maoísmo”, posición incompatible con la defensa de la guerra popular y el camino enseñado por la Gran Revolución Cultural Proletaria de continuar la Revolución bajo la Dictadura del Proletariado; o bien sea por reducir la nueva, tercera y superior etapa del Marxismo, a simple “Maoísmo sin Marxismo Leninismo”, pues renunciar al Maoísmo o negar su unidad en un todo único con el Marxismo Leninismo, es abandonar el marxismo revolucionario de la época.
Contra tales líneas y tendencias, mantenemos firmes la bandera de combate al oportunismo izada en 1993: ¡Viva el Marxismo Leninismo Maoísmo!, “ideología universalmente aplicable, viva y científica, en constante desarrollo y enriquecida más ampliamente mediante su aplicación en hacer la revolución así como mediante el avance del conocimiento humano en general. El marxismo-leninismo-maoísmo es el enemigo de todas las formas de revisionismo y dogmatismo. Es todopoderoso porque es verdad.”
El Marxismo Leninismo Maoísmo es la única línea de desarrollo revolucionario del marxismo que puede guiar al triunfo de la Revolución Proletaria Mundial, y única base ideológica para la unidad internacional de los comunistas.

¡CONTRA EL REVISIONISMO, EL CENTRISMO Y TODA FORMA DE OPORTUNISMO:
 VIVA EL MARXISMO LENINISMO MAOÍSMO!

¡POR UNA NUEVA INTERNACIONAL COMUNISTA BASADA EN EL MARXISMO LENINISMO MAOÍSMO: ADELANTE!
26 de Diciembre 2013
Arab Maoists
Centre Marxiste-Léniniste-Maoïste (Belgique)
Partido Comunista de Ecuador – Sol Rojo
Unión Obrera Comunista (MLM) – (Colombia)




[1] Ver ¡Viva la Gran Revolución Cultural Proletaria! ­ - Editorial de Hongqi del Núm. 8 de 1966.
[2] Ver Sobre el tratamiento correcto de las contradicciones en el seno del pueblo – Mao Tse-tung.
[3] Ver La enfermedad infantil del “izquierdismo” en el comunismo – V.I. Lenin.
[4] Ver Las tareas inmediatas del poder soviético – V.I. Lenin.

martes, 10 de diciembre de 2013

MANDELA, EL SIERVO DEL IMPERIALISMO



“Ser atacado por el enemigo, no es una cosa mala, sino una cosa buena. Sostengo que, para nosotros, es malo si una persona, partido, ejército o escuela no es atacado por el enemigo, porque eso significa que ha descendido al nivel del enemigo. Es bueno si el enemigo nos ataca, porque eso prueba que hemos deslindado los campos con él…”
.  Este extracto de una histórica cita del Presidente Mao nos da una clara idea del porqué un importante número de líderes y cuadros del imperialismo y de las grandes burguesías por un  lado reconocen la vida de Mandela y por otro acongojadas emiten su “pesar” por la muerte de su siervo.


Hay personas que en ciertas etapas de la vida asumen la responsabilidad de luchar junto a su pueblo por sus reivindicaciones o junto al proletariado por el poder. Sin embargo a lo largo del tiempo estos mismos hombres pueden distorsionar o develar sus verdaderos propósitos y dar el salto al barranco desnudando su verdadera condición de clase. Lo más grave aún, evidenciar su estrategia para aprovecharse de cierta “figura histórica” para arrastrar de la manera más vil y nociva al pueblo a transitar el camino burocrático, el de la ilusión constitucionalista, de la democracia y paz burguesa.

Mandela, de haber planteado en 1961 al interior del Congreso Nacional Africano (CNA) la necesidad de emprender con la lucha armada en aras de realizar una profunda transformación democrática en Sudáfrica, pasaría en condiciones de presidio y después en libertad a constituirse en una importante pieza del engranaje imperialista para desmontar la efervescencia revolucionaria del pueblo sudafricano y convertirse en un ícono de las “transformaciones democráticas, electoreras, pacifistas burguesas” que tanto benefician a los viejos estados y a las viejas dictaduras.

No cuenta para el proletariado y pueblos de Sudáfrica y el mundo qué pretendió ser en sus inicios como luchador popular, cuenta de manera determinante su comportamiento rastrero, cobarde que ya en 1986 a espaldas a  su organización CNA emprendió con una serie de encuentros y reuniones con el enemigo de la clase y del pueblo sudafricano para traicionar el ideario y programa de lucha que iba mucho más allá de la reivindicación racial, inclusiva y que abordaba importantes objetivos como la conquista del poder.


Cobijado a la sombra de la traición, la capitulación y del reformismo pequeño burgués, Mandela, al igual que Castro, Ortega, Mujica, Dila Russeff y otros, quedarán en los anales de la historia del proletariado internacional y de los pueblos oprimidos del mundo como los oportunistas y traidores más descarados; además de ser y haber sido los personajes más efectivos y valiosos en la estrategia contrarrevolucionaria del imperialismo. 

LOS VERICUETOS DE LA REFORMA DEL VIEJO ESTADO

Perecería que las bases estructurales y superestructurales de la reforma del viejo Estado han entrado en etapa de agotamiento político sin que se hayan concretado totalmente los propósitos que inicialmente proponía la burguesía burocrática a favor de la restauración del Capitalismo Burocrático.

Desde la perspectiva idealista, el fascismo reformista ha logrado operar -en alguna medida- sobre el campo de la conciencia, es decir: leyes, estado, filosofía, política, educación, cultura, etc., argumentando que desde ahí se pueden realizar cambios “transformadores” en la economía y en la vida política del país,” pretendiendo “elevar” dicho proceso a una condición de “revolución”, desde luego, dejando intocadas las relaciones de producción y todo aquello que compromete con la base, la estructura y la opresión imperialista.

§  Revolución ciudadana, -le dicen-.

Alianza País, al igual que sus predecesores del reformismo burgués-terrateniente, han dejado incólume problemas fundamentales de la sociedad que generan contradicciones improbables  de saldar dentro de régimen demo burgués y que solo pueden ser dirimidas por medio de la guerra violenta, cruenta.

Desde la reprimarización de la economía, reformulación jurídica, cambios en la educación superior, elitizándola –por un lado- y estimulando o reforzando la educación tecnológica so discurso de ser un amparo para el”venidero” proceso de industrialización que se supone va a ser implementado en el país, han marcado las pautas del régimen corporativista de la burguesía burocrática.

Han consolidado la función represiva a la que además de fortalecerla tecnológicamente, armamentos, salarios, bienestar social de los miembros de las FFAA y policía, le han dotado un “rol social” más dinámico.

  No podemos ser mendigos sentados en un saco de oro” dice en sus discursos de manera recurrente Rafael Correa. Hay que impulsar una  transformación profunda que estimule a la industria nacional y sin tapujos vuelve sobre los fueros del extractivismo pero de una manera más dispuesta, con mayor participación del estado en la renta petrolífera y minera a gran escala. Obviamente, Correa esgrime la tesis de que dicho proceso es provechoso para el país en la medida que hacerlo de forma tecnificada se puede bajar el impacto en el sistema ecológico y cuyos resultados siempre traerán beneficios particularmente para el pueblo (dice…) quién será el principal favorecido con obras en educación, infraestructura vial, salud, etc.

Cuando nos referimos a la reprimarización de la economía en el país, lo hacemos remitiéndonos a los hechos objetivos que han cobrado particular importancia con el proceso restaurador del viejo Estado: retomar con mayor vehemencia y agresividad los sectores primarios de la economía para oxigenar al capitalismo burocrático, que hasta ahora no encuentra vías de salvataje ante la cada vez más creciente injerencia y dominio imperialista, que vía inversión directa pretende incrementar más aun su proceso de acumulación sobreexplotando los recursos naturales del país, ante la tibia resistencia que encuentra en el pueblo que va sobre la grupa del revisionismo y el oportunismo.

Bajo esta premisa, el gobierno pretende justificar  del por qué es necesario insistir en la explotación minera, hidrocarburos y la agro exportación (banano y flores. En menor escala cacao y café) para financiar el gasto público y el cambio de la matriz productiva, desde luego, favoreciendo directamente al imperialismo, a la gran burguesía y a los grandes terratenientes.
El extractivismo tiene la particularidad de ser un sector estático, con poco movimiento, no incorpora valor agregado a la producción de materia prima cuyo mercado internacional manejado por las grandes transnacionales y el imperialismo nos “devuelve” en productos elaborados esclavizando o profundizando más aun nuestra condición de semi colonia.

Mientras el Estado socializa el impacto social y ecológico que genera el extractivismo, análogamente restringe las economías locales, genera un movimiento limitado y no cualificado de la mano de obra, contrapone los intereses de los campesinos pobres, desarticula la organización campesino-popular. Circunstancialmente el extractivismo puede convertirse en paliativo para la propuesta del régimen, pero inevitablemente se agotará y la crisis solo será endosada para que se profundice a la vuelta de los pocos años.

El proceso reformista en términos políticos y económicos ha desbrozado el camino a las transnacionales de la minería e hidrocarburos persiguiendo, reprimiendo, encarcelando y en no pocas ocasiones asesinando a mineros artesanales que se han opuesto de manera decidida a ser expulsados de los territorios donde operaban (en condiciones complejas) para que se puedan asentar las mineras extranjeras.

Precisamente el pasado 7 de noviembre se produjo el asalto de un grupo de miembros del ejército represivo a una pequeña unidad de producción minera artesanal a orillas del río Zamora, al sur del país. En la acción cayo asesinado por los militares uno de los mineros: Freddy Ramiro Taish. Lo relevante de este hecho: la reacción de las masas que hastiadas contraatacaron haciendo uso legítimo de la fuerza en función de sus derechos y defensa de la vida. Uno de los mineros armado de una vieja escopeta de perdigones opuso resistencia a los militares, dejando en la rivera a 9 militares heridos. Hoy ese minero artesanal es buscado por las FFAA y la  élite policial pues el régimen fascista puso “precio” a su cabeza y hoy en día ya consta en la lista de los “más buscados” por las autoridades represivas.

El presidente se llena la boca diciendo que la explotación hidrocarburífera y minera mejorará y modernizará el país. Lo que no dice el fascista es que los recursos de este sector (extractivista) no son invertidos en educación o salud porque la Constitución no lo permite. Los gastos en educación y salud (gastos permanentes) deben salir de ingresos fijos (permanentes) como los impuestos directos. Entonces, se invierte en infraestructura pero ni un centavo en gasto corriente (sueldos), por el contrario, elimina personal y a pesar de eso la productividad de los mismos ha mejorado de manera exponencial. Es decir, los trabajadores del sector salud y educativo producen más (atienden a más personas) pero no se incrementa el número de trabajadores y mucho menos sus salarios de tal forma que se equiparen y respondan al costo de la canasta básica que está  arriba de los 650 dólares, muy por encima del salario básico (318 dólares –nominal-).

Se evidencia la demagogia del régimen fascista. Miente, engaña al pueblo con un discurso envolvente en el que se habla de gratuidad en salud, educación, no obstante son los impuestos que exprime de manera directa a las masas las que financian todo el gasto al respecto.

No diferente pasa con la vialidad. Los ingresos por la venta anticipada de petróleo de manera relevante han sido utilizados en mejorar el sistema vial y aeroportuario del país. Lo complejo es que si analizamos el tejido vial sobre el que ha operado el régimen podemos darnos cuenta que se ciñen a los requerimientos que tienen las hidroeléctricas, minas, pozos petroleros, es decir el circuito en torno a la inversiones de las transnacionales de la extracción. En lo que respecta a zonas del país donde no hay evidencia de minas o pozos petroleros las vías siguen igual o peor que antes. Es palpable, la renta extractivista apoya la mayor penetración del imperialismo en el país.

Por otro lado la política subsidiaria del régimen es un entrampamiento para las masas a las que también se les engaña con subsidios bajos mientras que a la clase media y alta se le beneficia de mayor y mejor manera.

El Estado debe incorporar a su carga presupuestaria  $ 3.827 millones de dólares en subsidios de combustibles (diesel, gasolina, Gas Licuado de Petróleo -GLP-) y obviamente el endeudamiento y la venta anticipada le van permitiendo no solo suplir ese requerimiento (por ahora), sino además sostener lo que el régimen eufemísticamente llama “gastos en personal para la inversión” o “compra de renuncias anticipadas” que en definitiva son despidos intempestivos, ejercicio al que se le asignó aproximadamente 500 millones  en el 2013.

Se debe considerar que mientras que a la mediana y gran burguesía el estado le subsidia con 3.827 de manera directa (representa aproximadamente el 40% de los ingresos petroleros), a los sectores populares  (cerca de dos millones de ecuatorianos situados por debajo de los límites de la pobreza) se le entrega el Bono de Solidaridad Humana (50 dólares a c/u) que globalmente representan cerca de 800 millones de dólares al año, es decir 1/5 parte de lo que reciben los sectores más pudientes o que tienen un espacio de movilidad económica aceptable.

La pinza que le permite cerrar dicho proceso reconstructivo se consolida el momento que imprimen cambios sustanciales al Código Penal  bajo la observancia y delineamiento del GAFI (Grupo de Acción financiera).

El Canciller de la república, Ricardo Patiño, se vio forzado a viajar a los EEUU para postrarse ante los miembros del GAFI para explicar los alcances que ha tenido la reforma del Código Penal en lo inherente a la lucha contra el lavado de activos y desde luego, las políticas jurídicas y represivas relacionadas con la lucha en contra del “terrorismo”.

Obviamente, la reforma estableció penas acumulativas cuyo techo llega hasta los 40 años de cárcel, siendo relevantes las condenas  contra el “terrorismo”, la “rebelión” entre otros.

El chantaje de los EEUU a través del Gafi dio resultados inmediatos. El régimen cayó de rodillas una vez más ante el imperialismo manifestando su temor de que los EEUU mantengan al Ecuador en su “lista negra” que implica serias restricciones en el sistema bancario y financiero de los EEUU.

Ya el artículo 357 de ese cuerpo legal (Código Penal Integral) establece penas de hasta 10 años a las personas que proporcionen, ofrezcan, organicen, recolecten, o pongan los recursos, fondos o activos, bienes muebles o inmuebles a disposición de “grupos o asociaciones terroristas”. Desde luego, “terroristas” para el fascismo gubernamental son los jóvenes estudiantes que se manifiestan en las calles. Obreros, campesinos que salen a las marchas en defensa de sus derechos y sus legítimas reivindicaciones laborales. “Terroristas” para el régimen son los luchadores populares y desde luego, nosotros, los comunistas.

Es importante señalar que esta ley hace extensivo su brazo coercitivo y represivo a quién organice manifestaciones, paralización de los servicios públicos, etc. Es decir sella en la ley la criminalización y penalización de la protesta y lucha popular.

LA MEA CULPA DEL REGIMEN

Como una mea culpa, el régimen de Correa admitió que el lado débil de la “revolución ciudadana” ha sido el tema agrario. No ha podido (tampoco ha querido) desarticular el latifundismo. La compra-venta a la que le llamaron reforma o reestructuración agraria no tuvo el impacto que pretendían, no obstante estar muy lejos de que dicho proceso se constituya en una verdadera reforma agraria, que dicho sea de paso solo queda –como pretensión- en un ir y venir de créditos, deudas y titulaciones de la tierra, sin que esto comprometa cambio alguno en las relaciones semifeudales cuyas contradicciones perviven en el antagonismo entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción.

Justamente en estos días el gobierno (Servicio de Rentas Internas) incautó la hacienda bananera La Clementina, 11.500 hectáreas, de Álvaro Noboa (gran terrateniente, agro exportador, banquero, uno de los principales representantes de la burguesía comparadora del país) por deudas al fisco de aproximadamente 100 millones de dólares. Correa manifiesta que este latifundio será “entregado” a los trabajadores de la hacienda. Lo que se le olvidó decir es que el gobierno les otorgará un crédito millonario a los 2.000 trabajadores para que puedan comprarla al Estado.

El gobierno argumenta haber “titulado” 400.000 hectáreas (¿). Lo que no dicen es que estas hectáreas fueron compradas voluntariamente a terratenientes que vieron en la propuesta del régimen la oportunidad para deshacerse de las tierras de mala calidad ya sea por saturamiento productivo, mala disposición geográfica (quebradas, pendientes pronunciadas, pedregales,  etc.) y sobre todo aquellas que tienen serios problemas de irrigación. El régimen les compró a precios muy por encima de su valor real y claro, muy solidario, dio facilidades para que los campesinos pobres se endeuden con el Estado para que puedan comprar tierras asumiendo deudas que no pueden pagar y apretados con tierras que poco o nada sirven en términos productivos.

Es decir, las tierras objetivamente salieron de las manos de los terratenientes para caer en manos del Estado vía hipoteca crediticia. A la final quedó en lo mismo.

La realidad objetiva del agro en el país tiene otro enfoque. De 850.000 unidades de producción agrícola, 650.000 tienen menos de 5 hectáreas y 165.000, menos de media hectárea. El 20% de las tierras se dedica a cultivos de agro exportación y solo el 8,58% a la producción de alimentos. Y claro, la producción de alimentos se realiza en los minifundios y en condiciones de producciones precarias, feudales.

De todas formas, el proceso impulsado por el régimen de compra-venta de tierras e inclusive (dado el caso) la confiscación sin indemnización no define ni soluciona el problema de la semifeudalidad, lo que determina ese carácter de manera cierta son las condiciones en las que son explotadas esas tierras y es precisamente ahí donde este régimen no va a “meter mano” porque se iría contra lo medular de la estructura productiva en el campo. La existencia de un régimen productivo rudimentario no industrializado en el que pervive el gamonalismo, la aparcería, “al partir”, la servidumbre. La coexistencia  de latifundios de producción precaria con grandes latifundios en los que si bien es cierto existen relaciones salariales y cierto grado de industrialización, éstas esconden relaciones semifeudales manifiestas también en la servidumbre, semiservidumbre, clientelismo, concentración o acopio de la producción de pequeños predios o minifundios cuyas economías tienen carácter familiar y evidentemente, en la supervivencia de grandes latifundios.

Es un hecho, la gran burguesía no tiene interés alguno en realizar la revolución democrática. Una historia que se repite desde Eloy Alfaro a fines del siglo IX, y no es que su tarea quedó inconclusa, como dice la izquierda domesticada, parásita o el oportunismo pequeño burgués, es que no les interesa. El “viejo luchador” como se le conoce a Alfaro, además de ser el referente revolucionario del revisionismo y del oportunismo fue en verdad el páter putativo del Capitalismo Burocrático en el país. Tanto ayer como hoy grandes burgueses y grandes terratenientes, solo quieren evolucionar la semi feudalidad porque de eso y de la condición de semicoloniedad se nutre el imperialismo y sus aliados en el país.

La mea culpa se extiende al problema del empleo y desempleo. Correa dice: “hay que bajar más las tasas de desempleo” no obstante aproximadamente 60 grupos económicos concentran el 41% del PIB mientras el 43% de la clase trabajadora está subempleada, sin derecho a trabajo permanente y regularizado.

El programa de “compra anticipada de renuncias” sigue boyante. Ante los bajos salarios, inestabilidad laboral, espionaje y represión laboral, muchos empleados públicos prefieren “vender sus renuncias” para intencionar negocios propios, pequeños, muchos de ellos artesanales y que son abortados o cerrados a las pocas semanas de haber sido aperturados por la dificultad de competir con las baratijas chinas que inundan los mercados populares del país o los grandes monopolios de los supermercados que hegemonizan el comercio de víveres y otros.

EL FINANCIAMIENTO PARA LA REFORMA.

Han fortalecido desde algunos años la política fiscal. Es decir más y mayores impuestos. Venta anticipada de petróleo. Mejoramiento u optimización del gasto fiscal. Mantención de salarios por debajo del límite que posibilite la reproducción de la fuerza de trabajo de los obreros y demás asalariados pobres.

Hace algunos días el Ministro de Relaciones Laborales planteó la necesidad de congelar los salarios de los altos funcionarios (empleados públicos) por dos años. Claro, al fascista y sus secuaces no les importa congelar por dos años sus salarios que están muy por encima de los 4 mil dólares al mes, más de lo que percibe un trabajador de base durante dos años de trabajo.

 “Con ese sueldo a mí que me lo congelen si quieren de por vida, no me importaría”  -manifestaba uno de los trabajadores de la salud-.

Inicialmente el gobierno demagógicamente pregonaba su posición “antiimperialista” y gritaba a los cuatro vientos que no pagaría la deuda externa. No solo que la ha venido pagando, sino que la incrementó hipotecando la renta petrolera. A  junio del 2013 la deuda ya se encuentra en  20.951,2 millones de dólares que representa el 23,2% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, calculado en  90.326,4 millones USD.

 China se proyecta como el nuevo proveedor de fondos para financiar el presupuesto nacional. El último préstamo que hizo China al país es de 3.812 millones de dólares (este rubro no tiene nada que ver con los 1.500 millones que recibió del mismo país por venta anticipada de petróleo) para cubrir el déficit del presupuesto que está sobre los 6 mil millones de dólares. La deuda con china se consolida en el orden de los 8.177 millones de dólares.

El presupuesto del Estado  realiza una inversión tremenda en la construcción de hidroeléctricas por parte de China, pero hay que tener en claro que los fondos para la construcción de estas hidroeléctricas (particularmente el proyecto hidroeléctrico emblemático del régimen: Coca Codo Sinclair) no es financiado con fondos o renta petrolera, sino con créditos bilaterales entre China y Ecuador con tasas que van de los 6 a 7,5% anual. Es decir China nos da el crédito, China construye el proyecto y de manera pragmática el régimen de Alianza País le entrega en garantía, además del fideicomiso de los flujos del proyecto, activos como el petróleo.

Negocio redondo para China, más si se considera la “flexibilización laboral” a favor de la empresa China que ha generado descontento y protesta por parte de los trabajadores ecuatorianos quienes se han manifestado en contra de los malos tratos a los que son sometidos por parte de los empresarios chinos.

En el reciente viaje de Correa a Rusia pudo concretar un nuevo préstamo por 230  millones de dólares y la perspectiva de que Rusia invierta en los próximos años USD 1.500 millones, sobre todo en el sector gasífero, es decir, también por ahí el régimen impulsa su propuesta o programa extractivista.

Este aspecto es de suma importancia considerar en la medida de que el plan gubernamental para los próximos años pretende disminuir el consumo de gas que implica una fuerte inversión en subsidios por parte del Estado (aproximadamente 700 millones USD al año, considerando que El 20% de los hogares más ricos obtienen el 62% del subsidio a los combustibles y el 24% al gas doméstico, mientras que el 20% más pobre tan solo recibe el 3,6% y 15% respectivamente) y cambiar el uso doméstico del gas por energía eléctrica que se supone nutrirán las grandes hidroeléctricas que actualmente construye China en el país.

De contraparte el Ecuador exporta banano y rosas a Rusia. Es decir nada que estimule el mentado cambio de la matriz productiva (industrialización). Por el contrario profundiza ejercicios agrícola-exportación que benefician a los grandes terratenientes y productores de flores. Los primeros: grandes terratenientes ligados a la banca, burguesía compradora del litoral. Los segundos, un híbrido de compradores y burócratas afincados a lo largo de  la sierra central.

El gobierno se va en contra el principio del Sumak Kawsay que formularía en la nueva Constitución al no producir para el consumo interno, sino destinar la producción a las exportaciones y en contravía seguir fomentando las importaciones que no dejan de ser una bofetada para los campesinos pobres y medianos.

A la incipiente industria del país parecería que poco o nada le importa el discurso del régimen, de todas maneras han crecido y ganado más que en otros años porque también van de la mano de la inversión extranjera, es evidente que la producción industrial en el país se desenvuelve más en términos complementarios para las transnacionales. También se han visto fortalecidos por las políticas laborales del estado que además de confinar al proletariado a vivir cada vez más en condiciones de pauperización, proletarizan a la pequeña y mediana burguesía cualificando la mano de obra entrampada en salarios de miseria.

Desde luego, no hay que ser un clarividente para darse cuenta que a la vuelta de unos pocos años la crisis se vendrá con más fuerza, cuando no tengan petróleo para seguir anticipando sus cobros, o las transnacionales terminen por desnutrir al país, el reordenamiento y reestructuración jurídico y represivo apuntan a eso, tiene una visión estratégica, anticiparse a la crisis social que sin duda se desatará con vehemencia.

EL REVISIONISMO Y EL OPORTUNISMO

El papel del revisionismo y del oportunismo está ahí. Es evidente. La complicidad de estos sectores con la reforma es palmaria. Coluden y pugnan, pero todo bajo el amparo del viejo estado y su proyecto estratégico.

Mery Zamora, dirigente del MPD fue perseguida por el régimen a raíz del 30 de septiembre (revuelta policial) y además producto de las contradicciones no antagónicas que tienen entre ellos fue procesada y sentenciada el 13 de mayo del presente año a 8 años de prisión por terrorismo. Y no es que azucemos al régimen haga cumplir la sentencia, no, definitivamente, sin embargo esta revisionista sigue libre producto de las negociaciones del régimen con ese partido revisionista (MPD) que a cambio a cesado en su oposición. Es más, Zamora  será candidata para Alcaldía del cantón Portoviejo de la provincia de Manabí para los comicios burgueses de 2014.

En otras condiciones, como se ha venido dando, luchadores populares con condenas más cortas han sido perseguidos y apresados. Jóvenes estudiantes menores de  edad  fueron encarcelados y expulsados de sus colegios sin miramiento alguno, en el caso de la dirigente revisionista, pues bien, no pasa nada.

Los oportunistas siguen ocupando cargos estratégicos en el gabinete reformista. Ahora la ex dirigente de AVC, Rosa Mireya Cárdenas pasó a cumplir el cargo de vice Ministra de Justicia, conjuntamente con Patricio Baquerizo. Son los nuevos carceleros del régimen.

La crisis sindical sigue agudizándose. La Confederación de Trabajadores del Sector Público se encarga de neutralizar la protesta popular, de diezmar y conjurar la reacción del movimiento de trabajadores del sector público. No limitados a eso, esta Confederación sumó su respaldo a la explotación petrolífera en Yasuní conforme lo declarara su presidente, Marcelo Solórzano, revisionista miembro del régimen y Asambleísta por Alianza País.

Ahora, cuando ya se han inscrito las listas para participar en las nuevas elecciones en febrero (gobiernos seccionales) el revisionismo ha dado inicio al circo electorero. Partidos como el PCE, MPD y PCMLE, verdaderos cadáveres electorales pero vivaces pajes de la gran burguesía y de los grandes terratenientes, haciéndoles el juego desde la democracia burguesa han enfilado ya sus baterías electorales, unos para fortalecer la tendencia reformista y otros buscando espacios de reproducción económica-política en el aparataje estatal.

CONTRA LA ILUSIÓN CONSTITUCIONALISTA Y LA REFORMA DEL VIEJO ESTADO
A COMBATIR AL RÉGIMEN CORPORATIVISTA, FASCISTA Y REFORMISTA DE ALIANZA PAÍS

¡MUERTE AL IMPERIALISMO!
¡MUERTE AL REVISIONISMO!

¡A PREPARAR, DESATAR Y DESARROLLAR LA GUERRA POPULAR!
¡VIVA LA REVOLUCIÓN DE NUEVA DEMOCRACIA!

¡VIVA EL MARXISMOI-LENINISMO-MAOÍSMO!

¡VIVA LA GUERRA POPULAR EN LA INDIA, FILIPINAS, TURQUÍA Y PERÚ!




A CONQUISTAR EL SOL ROJO DE LA LIBERACIÓN: EL COMUNISMO